Estrategia

Planes y agenda estratégica

La estrategia ocupa un lugar de honor en el management. En Lead To Change entendemos la estrategia empresarial como la capacidad para escoger las mejores opciones y el compromiso para focalizarse en ellas. En un mundo inmerso en el cambio continuo, la estrategia debe contar con una planificación efectiva que ponga en orden la logística y los recursos sin burocratizar los procesos, y sobre todo con grandes dosis de innovación, cuya importancia es cada vez más decisiva.

Para que un plan estratégico pueda ser un guión de actuaciones reales, debe contar con la capacidad para llevar a cabo una gestión del cambio. Por ello, transformamos los planes estratégicos en una doble agenda, la agenda estratégica y la agenda de innovación.

 

Agilidad estratégica

Vivimos instalados en el cambio, y el cambio es cada vez más acelerado. Por eso hoy difícilmente las organizaciones pueden encontrar la estabilidad sin una agilidad que no lo es todo, pero casi.

La capacidad de adaptación es clave para sobrevivir en un mundo donde emergen tecnologías disruptivas sin parar, y los clientes cambian, sin pedir permiso, mientras barajan sus opciones móvil en mano. La adaptación requiere agilidad.

La agilidad emerge como una filosofía de empresa en la que se desafían los ritmos convencionales sin caer en la precipitación ni abdicar del vector calidad. Se trata de un concepto fundamental tanto a la hora de explotar el negocio actual como de explorar, a través de la innovación, nuevas oportunidades de negocio.

Liderazgo estratégico

En el mundo de la empresa ya no se trata de resolver problemas, sino de enfrentar paradojas. Y ante las paradojas ya no sirve el viejo management de planificación y control.

En este nuevo contexto de cambio acelerado se están escribiendo nuevas reglas para la gestión de las organizaciones, y para llevarla a cabo se requieren líderes, no jefes. Personas que asuman el reto de liderar organizaciones ambidiestras que exploten y exploren. Que sepan construir una doble agenda, para operar negocios y para adaptarlos.

Para ello, es básico entender que liderar significa crecerse ante la complejidad aportando visión, aunque esta sea menos perdurable, y perder el miedo a desaprender. Y en Lead To Change hace tiempo que perdimos ese miedo.

Comunicación estratégica

Gestionar la comunicación de una organización requiere un gran esfuerzo para entender las lógicas que la configuran: estrategia, ventas, operaciones, marketing, innovación, logística y finanzas. Comunicar con sentido estratégico exige adoptar la perspectiva de otras direcciones corporativas con mucha rapidez y, además, integrarlas en un relato global.

La comunicación es parte fundamental de la estrategia, y cada vez lo es más desde la llegada de la digitalización. Es básica para no perder la orientación ante los frecuentes desajustes de rumbo y también para acompañar a la innovación favoreciendo un fuerte proceso de aprendizaje colectivo.